Maternidad y Crianza, Sueño infantil

Durmiendo felices

Young mother and her baby, sleeping in bed - stock photo

Hoy, día 29 de junio, se celebra el Día Mundial del Sueño Feliz, que es una iniciativa que surgió en 2012 en la blogosfera maternal y en las redes sociales en defensa del sueño respetado, de dormir a nuestros hijos de forma pacífica, sin lágrimas y en contra de métodos conductistas que “nos enseñan cómo dormirlos” (todos los conocemos y no los voy a citar para no darles publicidad).

Para celebrar este día, el año pasado escribía Sueño sin lágrimas, sueño feliz y hoy, un año después y siendo mamá de otro bebé más, puedo decir que cada día me siento más feliz de no haber caído en “la trampa” de estos métodos que tratan a los niños como si no fueran personas.

Desde aquí queremos apoyar esta iniciativa y defender el derecho de nuestros hijos a dormir sin lágrimas y a dormir con nosotros (porque es su derecho más que el nuestro) :

  • Porque, aunque algunos no lo crean, los niños también son personas y tiene sus derechos,  sentimientos y corazón.
  • Porque lo que no quieras para tí no se lo hagas a los demás y menos a tus hijos o ¿acaso a tí te gustaría dormirte todas las noches llorando? A mí no desde luego… 
  • Porque dormirte abrazada a tus hijos es simplemente maravilloso.
  • Porque despertarse con tus hijos sonriendo a tu lado, dándote besos y abrazos no tiene precio.
  • Porque si no lo haces ahora ¿Cuándo lo harás?¿Cuándo tengan veinte años y ya no quieran? Entonces seguro que lo echas de menos…
  • Porque facilita la lactancia materna y aunque tu hijo se despierte, por la mañana te cuesta recordar cuántas veces te has despertado.
  • Podría seguir diciendo motivos, pero el más importante de todos es porque…nos gusta y todos dormimos felices así, juntos y sin lágrimas!!!

Y ¿Tú cómo duermes? y ¿Tus hijos?

¡Felices sueños a todos!

Si te ha gustado esta información, puedes compartirla pinchando en los botones que tienes más abajo.

4 thoughts on “Durmiendo felices

  1. Excelentes razones para impedir los lloros a la hora de dormir. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo expuesto en el post. acompañar a mi niña en sus noches, no dejarla llorando, es algo de lo que me siento especialmente orgullosa, de lo contrario sentiría grandes remordimientos… Ahora, con sus 4 años y medio duerme bastante bien toda la noche, algo impensable para mí hace algún tiempo. Pero la sigo acompañando en sus noches, porque así nos sentimos a gusto.
    Adelante, a seguir con esas noches llenas de cariño, nuestros hijos las merecen! Un abrazo, familia.

Comments are closed.