Down-mingos (Vídeos Youtube), Familia Down, Mi hijo Down

Síndrome de Down: semana 20 de embarazo. Mi experiencia.

Hoy te cuento mi experiencia con la ecografía de la semana 20 de embarazo de mi hijo Álvaro, que como sabes, tiene Síndrome de Down.

Durante el segundo trimestre de embarazo suele hacerse una ecografía en torno a la semana 20, más o menos, en la que puede verse al bebé con mayor nivel de detalle que en las anteriores.

En este momento, el bebé está más grande y sus órganos también, pero todavía tiene margen de movimiento y resulta más fácil hacer un estudio detallado que en semanas posteriores.

La semana pasada, si recuerdas, te contaba mi experiencia con la ecografía de la semana 12 embarazo . Podías leer mi experiencia aquí, pero también ver el vídeo que hice pinchando aquí.

En esa ocasión, veíamos hasta qué punto la información y lo que te dicen los sanitarios en esta fase puede influir en tu decisión para seguir o no adelante con tu embarazo, en caso de que te digan que tu hijo tenga sindrome de Down o alguna alteración cromosómica.

Como te contaba ese día, desde mi experiencia, las personas que a mí me atendieron en esa fase tan decisiva, no me acompañaron en el proceso como yo hubiera esperado y no me sentí muy respetada en mi decisión (no hacerme pruebas diagnósticas y dejar nacer a mi hijo viniera como viniera.

Daba la sensación de que querían que me hiciera las pruebas para que tomara “decisiones” que era como así se expresaban.  A buen entendedor con pocas palabras basta para saber que me estaban diciendo si quería o no abortar a mi hijo.

Síndrome de Down: ecografía de la semana 20 de embarazo.

Pues bien, mucho más comprensivo y respetuoso conmigo y con la vida de mi hijo fue el médico que me atendió en la ecografía de la semana 20.

Fue en el mismo hospital que la anterior y, prácticamente, en la misma sala, pero como en todo, al final las cosas lo forman personas y cada una somos diferentes, no mejores, pero sí diferentes.

Ese hombre, lo primero que hizo después de mirarme a los ojos, saludarme y presentarse mientras nos daba la mano a mi marido y a mí (en esta ecografía sí fui acompañada por él), cosa que se agradece y mucho porque humaniza al profesional y no todos lo hacen, fue decirme que había visto que el cribado y la analítica habían salido altas y me preguntó por las pruebas diagnósticas (amniocentesis y biopsia corial) porque no las veía y no sabía si me las había hecho.

En esta ocasión, este médico fue mucho más amable, humano y respetuoso con la vida de mi hijo y con mi decisión.

No me enrollo más y te dejo con el vídeo que es lo importante.

Puedes ver el vídeo pinchando aquí.

Si te ha gustado esta información o crees que puede ayudar a alguien, no dudes en compartir. Gracias!

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.