Down-mingos (Vídeos Youtube), Nuevos padres

Síndrome de Down: Semana 12 de embarazo. Mi experiencia

Siguiendo la buena acogida del vídeo de hace unos días, donde te contaba mi experiencia con el Síndrome de Down, a raíz de un comentario que había recibido, hoy, inauguramos una nueva sección en el blog: los Downmingos.

Downmingos

Los Downmingos será una sección que publicaré, como puedes imaginar por el juego de palabras, los domingos en el canal de Youtube de Nuestro Mundo de Padres.

En esta nueva sección te iré contando mi experiencia y la de mi familia con el Síndrome de Down, cómo lo vivimos y todo lo que supone en nuestra vida.

Todo ello, con el fin de normalizar a las personas con esta discapacidad en la sociedad y favorecer su inclusión en la misma.

Te dejaré por aquí el enlace, cada semana, para que puedas verlo, no te preocupes.

Si tienes dudas, preguntas o sugerencias de temas a tratar en los siguientes vídeos, me encantará que me mandes un correo a nuestromundodepadres@yahoo.es o me dejes tu comentario al final del post y procuraré darle respuesta cada semana.

Ecografía de la semana 12 de embarazo

En el vídeo de hoy te hablo de mi experiencia con la ecografia de la semana 12 de embarazo y de cómo me sentí ante la insistencia de los sanitarios para que me hiciera pruebas (que yo no quería hacerme) para confirmarlo.

Hay que decir que estas pruebas entrañaban casi el mismo riego para la vida de mi hijo y para mí que las probabilidades que tenía él de tener Síndrome de Down. En torno al 1-2% cada una de ellas.

Sin embargo, para los sanitarios el riesgo no era el mismo. Para ellos, el riesgo de que a mi hijo o a mí nos pasara algo era bajo, mientras  que las probabilidades de que Álvaro tuviera síndrome de Down eran altas. Curioso.

Yo no soy sanitario y tampoco soy de ciencias, pero me llama la atención el hecho de que para lo que ellos hacen (las pruebas) el riesgo sea bajo y para lo que quieren que tú asumas o la responsabilidad que supone para tí (que tu hijo tenga una discapacidad) sea alto.

Ahí lo dejo, que cada uno saque sus propias conclusiones. Pero a mí me da la sensación de que hay algo que no cuadra y de que algo está pasando. Y si a ello le sumas que cada vez nacen menos niños con Síndrome de Down, da que pensar, ¿no te parece?

Como te cuento en el vídeo, en la ecografía de la semana 12 de embarazo me dijeron que había riesgo alto de que mi hijo tuviera Síndrome de Down y todos los sanitarios que me vieron esos días (ecógrafa, ginecóloga, matrona) no dejaban de insistirme para que me hiciera las pruebas, a pesar de mi negativa a hacérmelas.

También te cuento que se extrañaban y mucho, cuando les decía que no me las quería hacer y que no me importaba que mi hijo naciera con alguna discapacidad. Parecía que estuvieran viendo a una marciana. Y esto me llevó a pensar que se necesitan referentes que muestren el lado amable de la diferencia porque es lógico tener miedo a lo desconocido.

No me enrollo más y te dejo con lo importante, con el vídeo de este Downmingo. Espero que te guste. ¿Me dejas tu comentario y me dices lo que te ha parecido? Y por supuesto, puedes compartirlo si te ha gustado. Gracias!

Puedes ver el vídeo pinchando aquí.

Tagged ,

2 thoughts on “Síndrome de Down: Semana 12 de embarazo. Mi experiencia

  1. Todavía no he visto el vídeo Raquel, pero sí que quiero contarte que una vez conocí a una madre que se había hecho las pruebas en su embarazo porque ella y su marido estaban segurísimos de que si el resultado era positivo no querrían tener a ese bebé.
    Ya con su hija no-dawn nacida, en su perfil de internet lucía orgullosa una frase que decía algo así como que la quería sin condiciones. Una afirmación bastante falsa cuando sí que habían exigido una condición para permitirla nacer.
    Lo siento, pero no soy nada respetuosa con este tipo de cosas. Sé que queda muy mal, que lo políticamente correcto es decir que cada una debe hacer lo que crea. Pero estoy segura que en cuestiones de este tipo hay que tomar partido claramente en un lado o en otro.
    Un abrazo.

    1. Hola Maribel,
      Estoy totalmente de acuerdo contigo. En este tema no hay medias tintas o se defiende la vida en todos sus términos o no se defiende. El caso que comentas no parece muy coherente, la verdad. Aceptar a un hijo sin condiciones es eso, sin condiciones, y el número de cromosomas no debería ser una de ellas. Creo que queda mucha labor para concienciar a la gente de que toda vida merece la pena ser vivida y que nosotros nos somos nadie para decidir quién tiene derecho a vivir y quién no. No me parece una cuestión de religión ni de ideología política, sino de humanidad.
      Por eso, desde aquí, y desde mi experiencia, yo quiero contribuir a dar una visión positiva de la discapacidad porque creo que el miedo a lo desconocido paraliza y en los tiempos que nos ha tocado vivir, se ha instaurado una falsa creencia de que las personas con otras capacidades nos van a quitar vida, y hasta que no te pasa no sabes, que tu vida se hace más plena a su lado.
      Gracias por comentar, como siempre. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.